¿Por qué contratar una asistente virtual?

Hoy en día, muchas mujeres y sobretodo madres, tomamos la decisión de emprender desde casa. Al principio todo son ventajas: conciliación familiar, trabajar desde casa sin desplazamientos, atascos, ahorro en desplazamientos, poder ponerte tú el horario laboral, poder atender a tus hijos si se ponen enfermos, llevarlos y recogerlos del colegio y un sinfín más de ventajas.

Una vez estás metida en el tema descubres que no todo es tan bonito cómo tú te creías. Emprender y llevar adelante tu negocio, compaginándolo con las tareas de la casa, el cuidado de los hijos, tu pareja y el cuidado de ti misma, resulta que es un gran trabajo. La mayor parte de ese trabajo no se ve, es el trabajo que se llama de back office pero que sin él es imposible que tu proyecto salga adelante y le veas beneficios.

Tú lo que realmente quieres es trabajar haciendo lo que te gusta: ayudando a otras personas haciendo lo que tú mejor sabes hacer, ya sea: acompañamiento maternal, asesoramiento, nutrición, formación, etc. pero el problema es que antes de llegar a crear un curso o servicio, primero debes realizar un gran trabajo de back office y no siempre es fácil, porque entre otras cosas, tú sola debes hacer el trabajo que en una empresa “normal” llevan varios departamentos, y aquí tú eres todos los departamentos: administración, marketing, atención al cliente, dirección, comercial, etc.

Entonces emprender desde casa se convierte en una tarea titánica, te desilusionas y el mundo se pierde la oportunidad de conocerte y beneficiarse de todo lo que tú puedes aportar, de tu ayuda, tus conocimientos, tu esencia.

Y es aquí donde tiene cabida una asistente virtual, nosotras somos esa persona que te hace todo el trabajo de back office para que tú solamente te dediques a lo que verdaderamente te gusta y te hace feliz. Las asistentes virtuales somos unas profesionales formadas en marketing, diseño, administración, atención al cliente, etc. Cada una puede especializarse en un departamento o en varios, puedes contratarla de manera puntual por un servicio o acordar un precio mensual por los servicios que acordéis.

¿Qué vas a ganar a cambio?

  • Tiempo para dedicarlo a lo que tú quieras: familia, ocio, formación…, tú decides
  • Trabajo profesional
  • Puntualidad en la entrega
  • Rebajar tu nivel de estrés
  • Liberar la mente de tareas
  • Imagen más profesional
  • Felicidad, al quitarte tareas que no te gustan hacer

¿Y ahora, vas a seguir cargándote de trabajo o vas a ganar en tiempo y tranquilidad delegando en tu asistente virtual?

Si te ha gustado, compártelo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *